Assign modules on offcanvas module position to make them visible in the sidebar.

En el país se ofrecen intervenciones en simultáneo para reducir costos; sin embargo, de esta manera aumentan las horas en quirófano y con ellas, las posibilidades de que algo salga mal.

Por Gisela Nicosia

“Ahorró unos pesos, pero hoy la lloramos”

Tener un cuerpo acorde al que cada mujer desea y la sociedad “impone” hace que se recurra a las cirugías estéticas. Pero hay varios peligros ocultos. El mayor es el de las operaciones donde se realizan dos o más intervenciones en simultáneo, conocidas como cirugías combinadas o combos, un fenómeno que según denuncian varios especialistas, pasó de ser una moda a un recurso habitual. Algunos centros de estética buscan atraer clientes abaratando los costos y, a la vez, las pacientes buscan en una única intervención un cambio integral a mejor precio.
La semana pasada murió en Córdoba una mujer de 42 años tras someterse a este tipo de intervención. “Toda operación que supere las cinco horas, duplica los riesgos quirúrgicos”, explica el cirujano plástico Daniel Félix. “Siempre es mejor hacer intervenciones por zona. Es muy frecuente que las mujeres lo soliciten por la ansiedad de querer el cuerpo perfecto en un día.” Félix asegura que es responsabilidad del especialista contener a su paciente y analizar lo más conveniente. También advierte que muchas pacientes se guían por publicidades engañosas y se asesoran mal.

Publicidad. “Aproveche nuestros procedimientos combinados: lifting + implantes mamarios + liposucción desde $ 10.000”, es uno de los múltiples anuncios que aparecen en distintas revistas y portales web que prometen belleza a bajo costo. Las cirugías múltiples, así combinadas, valen entre el 20 y el 30% menos y se pueden abonar en 24 cuotas con tarjeta de crédito.
La razón de su bajo costo es que al someterse a dos o tres operaciones en simultáneo, el paciente se ahorra el valor del derecho de quirófano, es decir, unos $ 5 mil por cada una de las cirugías. Y abona una sola anestesia de $ 2.500, en vez de tres. Para muchas, también resulta tentador porque reducen el postoperatorio y se ingresa sólo una vez al quirófano.
Según los centros consultados por PERFIL, entre los más solicitados se encuentra el combo de implantes de mamas con la lipoescultura (lipoaspiración en todo el cuerpo) más un lifting facial. La otra opción que figura entre las más elegidas: glúteos con retoques en la nariz.

El cirujano Julio Ferreira dispara contra las clínicas que realizan este tipo de prácticas. “Hacer una lipo completa, un implante de mamas y un retoque facial es similar a un asesinato. El riesgo es muy alto y lamentablemente existen médicos poco responsables que no priorizan la seguridad del paciente y un error tan grave lo pagamos todos.” Además, recuerda una conocida frase entre los cirujanos que dice “megalipo, mega problemas”, en referencia a la complejidad de las intervenciones al por mayor.

El cirujano Fernando Abella, miembro de la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica y Reparadora, diferencia los combos peligrosos de los que se hacen sin riesgos. “La combinación de intervenciones sólo puede realizarse en pacientes sanos y se recomienda en casos donde se combine una intervención más compleja con otra de menor dificultad, por ejemplo un implante de mama y una corrección facial. No existe motivo para exponer al paciente a una larga operación, donde puede correr riesgo la vida”, concluye.

Los expertos coinciden en que el paciente debe tener en cuenta varios factores a la hora de someterse a estos procedimientos combinados. En primer lugar, no tentarse por los valores que se promocionan, sospechar de aquellas promociones excesivas. La clínica debe contar con sala de cuidados intensivos, y el equipo debe incluir a un anestesista, dos enfermeras, un cirujano y un médico de apoyo.

La Sociedad de Cirugía Plástica de Buenos Aires no recomienda este tipo de prácticas y quiere erradicar la tendencia. Cristina Portela murió tras someterse a una cirugía estética combinada, pero no es el único caso. “Ella quería reducir su busto, pero le ofrecieron un combo con liposucción en piernas y abdomen, y aceptó. Costaba por separado casi $ 36 mil, pero aceptó el combo y pagó $ 22 mil”, contó a PERFIL, Robinson Torres, su viudo.